Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres

Por favor, compártenos en tus redes sociales

cotorritaEs usual que el Portal Web de la Aduana cubana publique noticias sobre la detección en los diferentes puntos fronterizos de intentos de extracción o importación de especias de animales o plantas y que en las mismas se haga mención a la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, también conocida por sus siglas CITES. Ahora, ¿qué la CITES?

La CITES es un Acuerdo internacional concertado entre los diferentes Estados. Tiene por finalidad velar que el comercio internacional de especímenes de animales y plantas silvestres no constituya una amenaza para su supervivencia y dentro de ello, proteger aquellas especies en peligro de extinción.

La amplia información disponible actualmente sobre el peligro de extinción de muchas especies simbólicas, como el tigre y el elefante, podría hacer pensar que la necesidad de una convención semejante era evidente. No obstante, en el momento en que se esbozaron por primera vez las ideas de la CITES, en el decenio de 1960, el debate internacional sobre la reglamentación del comercio de vida silvestre en favor de la conservación era algo relativamente novedoso. A posteriori, la necesidad de la CITES es indudable.

Se estima que anualmente el comercio internacional de vida silvestre se eleva a miles de millones de dólares y afecta a cientos de millones de especímenes de animales y plantas. El comercio es muy diverso, desde los animales y plantas vivas hasta una vasta gama de productos de vida silvestre derivados de los mismos, como los productos alimentarios, los artículos de cuero de animales exóticos, los instrumentos musicales fabricados con madera, la madera, los artículos de recuerdo para los turistas y las medicinas.

Los niveles de explotación de algunos animales y plantas son elevados y su comercio, junto con otros factores, como la destrucción del hábitat, es capaz de mermar considerablemente sus poblaciones e incluso hacer que algunas especies estén al borde de la extinción. Muchas de las especies objeto de comercio no están en peligro, pero la existencia de un acuerdo encaminado a garantizar la sustentabilidad del comercio es esencial con miras a preservar esos recursos para las generaciones venideras.

Habida cuenta de que el comercio de animales y plantas silvestres sobrepasa las fronteras entre los países, su reglamentación requiere la cooperación internacional a fin de proteger ciertas especies de la explotación excesiva. La CITES se concibió en el marco de ese espíritu de cooperación. Hoy en día, ofrece diversos grados de protección a más de 35.000 especies de animales y plantas, bien se comercialicen como especímenes vivos, como abrigos de piel o hierbas disecadas.

La CITES se redactó como resultado de una resolución aprobada en una reunión de los miembros de la UICN (Unión Mundial para la Naturaleza), celebrada en 1963. El texto de la Convención fue finalmente acordado en una reunión de representantes de 80 países, celebrada en Washington DC, Estados Unidos de América, el 3 de marzo de 1973, y entró en vigor el 1 de julio de 1975. El texto original de la Convención fue depositado en poder del Gobierno Depositario en chino, español, francés, inglés y ruso, cada versión siendo igualmente auténtica.

A la CITES, los Estados (países) se adhieren voluntariamente. Los Estados que se han adherido a la Convención se conocen como Partes y en la actualidad suman 182. Aunque la CITES es jurídicamente vinculante para las Partes -en otras palabras, tienen que aplicar la Convención- no por ello suplanta a las legislaciones nacionales. Bien al contrario, ofrece un marco que ha de ser respetado por cada una de ellas, las cuales han de promulgar su propia legislación nacional para garantizar que la CITES se aplique a escala nacional.

Cuba es miembro de la CITES desde el 20 de abril de 1990 y los Acuerdos de la referida Convención se aplican por parte de la Aduana y otras autoridades en las fronteras del país. Dentro de las especies protegidas están presentes muchas autóctonas de Cuba o que tienen aquí su hábitat. Entre ellas se encuentran las diferentes especies de cocodrilos, las cotorras, las polimitas, el carey y el manjuarí.

En nuestro país, para la importación y exportación de especímenes (vivos o muertos, así como sus partes o derivados) o de especies de la flora y la fauna silvestre (marina, fluvial, lacustre o terrestre) en peligro de extinción y protegidas por esta Convención, se requiere la presentación ante la Aduana del correspondiente permiso CITES, el cual es otorgado por el CITMA.

Diversos han sido los casos en los cuales la Aduana ha detectado y enfrentado el tráfico ilegal de especies animales y plantas, siendo esta actividad una de las principales líneas de acción de la institución.

Fuentes:

– Sitio Web CITES: https://www.cites.org/

– Sitio Web Aduana cubana: http://www.aduana.co.cu